Centro Serendipia

6 momentos en los que está perfectamente bien ser egoísta

Ser egoísta es una palabra que generalmente se asocia con características negativas y despreciables. Sin embargo, en muchas ocasiones, ser egoísta puede ser perfectamente aceptable y hasta necesario para nuestro bienestar emocional y mental. Como psicólogo, estoy aquí para demostrar que existen momentos en los que ser egoísta es completamente válido. Aquí te presento seis situaciones en las que está perfectamente bien poner tus necesidades en primer lugar.

1. Cuidar de ti mismo antes que de los demás: En la sociedad en la que vivimos, se nos enseña a ser serviciales y estar siempre disponibles para los demás. Sin embargo, es importante recordar que no puedes cuidar a otros si no te cuidas a ti mismo primero. Tomarte el tiempo para descansar, relajarte y atender tus propias necesidades, no solo te beneficia a ti, sino también te permite estar en mejores condiciones para ayudar a los demás.

2. Establecer límites saludables: Muchas veces, nos vemos obligados a decir sí a los demás, aunque eso signifique sacrificar nuestro tiempo y bienestar. Establecer límites saludables y aprender a decir no cuando sea necesario, es esencial para mantener una buena salud mental. Aprender a priorizarte y respetar tus propias necesidades hará que te sientas más empoderado y feliz.

3. Tomar decisiones por ti mismo: En ocasiones, podemos sentirnos presionados por las expectativas y opiniones de los demás. Esto puede llevarnos a tomar decisiones que no reflejan nuestros deseos y valores. Ser egoísta en este sentido implica tomar decisiones basadas en lo que es mejor para ti, sin preocuparte tanto por lo que piensen los demás. Recuerda que eres la única persona que vive tu vida, y es importante que tomes decisiones que te hagan sentir satisfecho y realizado.

4. Priorizar tu felicidad: A menudo nos preocupamos demasiado por complacer a los demás y nos olvidamos de nuestra propia felicidad. Ser egoísta en este sentido significa priorizar tu propia satisfacción y bienestar. No te sientas culpable por buscar tu propia felicidad, ya que solo tú eres responsable de tu bienestar. No temas tomar decisiones y compromisos que te hagan feliz, incluso si a los demás no les parecen adecuados.

5. Aprender a decir sí a ti mismo: En ocasiones, podemos sentirnos presionados por las expectativas y opiniones de los demás. Esto puede llevarnos a tomar decisiones que no reflejan nuestros deseos y valores. Ser egoísta en este sentido implica tomar decisiones basadas en lo que es mejor para ti, sin preocuparte tanto por lo que piensen los demás. Recuerda que eres la única persona que vive tu vida, y es importante que tomes decisiones que te hagan sentir satisfecho y realizado.

6. Cuidar de tu salud mental: Tal vez uno de los momentos más importantes para ser egoísta es cuando se trata de cuidar nuestra salud mental. Si necesitas un día libre del trabajo para descansar, busca ayuda profesional para lidiar con problemas emocionales o simplemente necesitas tiempo para ti mismo, no dudes en priorizar tu salud mental. La salud mental es tan importante como la salud física, y ser egoísta en este sentido puede marcar la diferencia entre una vida equilibrada y una vida llena de estrés y ansiedad.

En conclusión, ser egoísta en ciertas ocasiones no es algo negativo. Es necesario aprender a poner nuestras propias necesidades en primer lugar para poder cuidar de los demás y vivir una vida más plena y satisfactoria. Recuerda que eres el dueño de tu propia felicidad y bienestar, y no debes sentirte culpable por buscar aquello que te haga feliz. Ser egoísta en los momentos adecuados puede ser una forma de amor propio y autocuidado necesario para tener una vida saludable y plena.

1. American Psychiatric Association. (2013). Diagnostic and statistical manual of mental disorders (DSM-5®). American Psychiatric Pub.

2. Barlow, D. H., & Durand, V. M. (2015). Abnormal Psychology: An Integrative Approach. Cengage Learning.

3. Beutler, L. E., & Clarkin, J. F. (1990). Systematic Treatment Selection: Toward Targeted Therapeutic Interventions. Brunner/Mazel.

4. Kandel, E. R., Schwartz, J. H., & Jessell, T. M. (2000). Principles of Neural Science (4th ed.). McGraw-Hill.

5. Nolen-Hoeksema, S., Fredrickson, B., Loftus, G. R., & Wagenaar, W. A. (2008). Atkinson & Hilgard’s Introduction to Psychology (15th ed.). Cengage Learning.

6. Sadock, B. J., & Sadock, V. A. (2014). Kaplan and Sadock’s Pocket Handbook of Clinical Psychiatry (5th ed.). Lippincott Williams & Wilkins.

7. Sandin, B. (2003). Psicología Clínica: Manual de Tratamientos Psicológicos. Síntesis.

8. Shiraev, E. B., & Levy, D. A. (2017). Cross-Cultural Psychology: Critical Thinking and Contemporary Applications (6th ed.). Routledge.

9. Spielberger, C. D., Gorsuch, R. L., Lushene, R., Vagg, P. R., & Jacobs, G. A. (1983). Manual for the State-Trait Anxiety Inventory (STAI). Consulting Psychologists Press.

10. Stahl, S. M. (2013). Stahl’s Essential Psychopharmacology: Neuroscientific Basis and Practical Applications (4th ed.). Cambridge University Press.

Si buscar un Psicólogo en Sabadell o un Psicólogo Online contacta con nosotros y trazaremos el mejor plan para tu terapia.

Maria Jose Jiménez. Centro Serendípia

Deja un comentario