Centro Serendipia

Cómo el alcohol agrava los daños al cerebro

El alcohol, una sustancia ampliamente consumida en nuestra sociedad, ha sido objeto de numerosos debates y estudios en relación a sus efectos dañinos en el cerebro. En este artículo, como psicólogo, quiero profundizar en cómo el alcohol complica aún más los daños que causa en este órgano vital.

Antes de adentrarnos en el tema, es importante comprender cómo funciona el cerebro y cómo se ve afectado por el consumo de alcohol. El cerebro es el centro de control de nuestro cuerpo, responsable de nuestras funciones cognitivas, emocionales y motoras. Está compuesto por diferentes áreas, cada una con una función específica.

Cuando una persona consume alcohol, este ingresa a su torrente sanguíneo y se distribuye por todo el cuerpo, incluyendo el cerebro. Una vez allí, el alcohol afecta las neuronas y los circuitos de comunicación del cerebro. Esto da lugar a los efectos conocidos como embriaguez, que incluyen desinhibición, dificultad para el habla, coordinación motriz reducida y alteraciones en la memoria y el juicio.

Pero lo preocupante es que el consumo excesivo y prolongado de alcohol puede causar daños irreversibles en el cerebro. El alcohol afecta la neurotransmisión, el proceso mediante el cual las neuronas se comunican entre sí, alterando los niveles de diversos neurotransmisores como el glutamato, la dopamina y el GABA.

El glutamato es un neurotransmisor excitatorio que está involucrado en el aprendizaje y la memoria. El consumo crónico de alcohol puede generar una disminución en los niveles de glutamato, lo que afecta la capacidad del cerebro para aprender y recordar información.

Por otro lado, el alcohol aumenta la liberación de dopamina, un neurotransmisor asociado al placer y la recompensa. Esta liberación excesiva y repetida de dopamina puede generar cambios en el cerebro, lo que lleva a la tolerancia y dependencia del alcohol.

Además, el alcohol potencia los efectos del GABA, un neurotransmisor inhibidor, lo que resulta en una disminución de la actividad cerebral. Esto explica por qué el consumo de alcohol puede generar somnolencia y sedación.

Pero ¿cómo se complica aún más el daño causado por el alcohol en el cerebro? Aquí es donde entran en juego otros factores como la genética, la edad y el consumo combinado con otras sustancias.

La genética juega un papel importante en la vulnerabilidad de una persona al desarrollo de trastornos relacionados con el alcohol. Algunas personas tienen una predisposición genética que las hace más propensas a desarrollar problemas de dependencia y daño cerebral debido al consumo de alcohol.

La edad también es un factor determinante. El cerebro de los adolescentes y jóvenes adultos aún está en desarrollo, por lo que es más susceptible a los efectos dañinos del alcohol. El consumo de alcohol durante esta etapa puede tener efectos duraderos en el desarrollo y funcionamiento del cerebro.

Finalmente, el consumo combinado de alcohol con otras sustancias, como drogas ilícitas o medicamentos, aumenta el riesgo de daño cerebral. Estas sustancias pueden interactuar de manera negativa con el alcohol, potenciando sus efectos dañinos y aumentando el riesgo de complicaciones neurológicas.

En conclusión, el consumo excesivo y prolongado de alcohol puede causar daños significativos en el cerebro. Altera la neurotransmisión, afectando la memoria, el juicio y el control de los impulsos. Además, factores como la genética, la edad y el consumo combinado con otras sustancias complican aún más los efectos perjudiciales del alcohol en el cerebro. Como psicólogo, recomiendo la educación, la prevención y la búsqueda de ayuda profesional para aquellos que luchan con problemas relacionados con el consumo de alcohol, con el fin de proteger y preservar la salud de este órgano vital.

Aquí te presento una bibliografía complementaria sobre Psicología y Psiquiatría:

1. American Psychiatric Association. Diagnóstico y estadística de los trastornos mentales (DSM-5). Masson, 2014.

2. Beck, A. T., Freeman, A., & Davis, D. D. Terapia cognitiva de los trastornos de personalidad. Paidos, 2013.

3. Freud, S. Obras completas (24 volúmenes). Amorrortu Editores, 2012.

4. Greenberg, L. S., & Goldman, R. N. Terapia centrada en las emociones: Una guía para el terapeuta. Paidos, 2014.

5. Linehan, M. M. Terapia de conducta dialéctica para el trastorno límite de la personalidad. Herder Editorial, 2015.

6. Moreno, J. P. Psicodrama. Cuadernos de Psicodrama y Sociometría, 2017.

7. Pavlov, I. P. La evolución de la conducta. Biblioteca Nueva, 2015.

8. Piaget, J. El lenguaje y el pensamiento del niño. Crítica, 2011.

9. Rogers, C. R. El proceso de convertirse en persona: mi técnica terapéutica. Paidos, 2016.

10. Skinner, B. F. Más allá de la libertad y la dignidad. Paidos, 2014.

Recuerda que esta es solo una lista de bibliografía complementaria, existen muchos otros libros y estudios que también pueden resultar de interés en el campo de la Psicología y la Psiquiatría.

Si buscar un Psicólogo en Sabadell o un Psicólogo Online contacta con nosotros y trazaremos el mejor plan para tu terapia.

Maria Jose Jiménez. Centro Serendípia

Deja un comentario