Centro Serendipia

Cómo el estrés puede causar una disminución del deseo sexual

El estrés puede afectar de muchas maneras a nuestro cuerpo y mente, y una de ellas es a través de nuestra libido o deseo sexual. Muchas veces, los cambios en nuestro estilo de vida, la presión laboral, los problemas de pareja o cualquier otra fuente de estrés pueden llevarnos a experimentar una disminución en nuestro apetito sexual.

Cuando estamos estresados, nuestro cuerpo se encuentra en un estado constante de alerta, liberando hormonas del estrés como el cortisol. Estas hormonas pueden afectar negativamente nuestro sistema nervioso, provocando que nos sintamos cansados, de mal humor o incluso deprimidos. Además, el estrés puede dificultar la capacidad de concentrarnos o relajarnos, lo que puede interferir con nuestra capacidad de experimentar placer sexual.

El estrés también puede afectar nuestra relación de pareja, ya que puede generar tensión, discusiones frecuentes o falta de comunicación. Esto puede crear un ambiente poco propicio para el deseo sexual, haciendo que nos alejemos de nuestra pareja y evitemos el contacto físico.

Además, el estrés puede llevarnos a adoptar hábitos poco saludables, como comer en exceso, fumar o beber alcohol en exceso. Estos hábitos pueden afectar negativamente nuestra salud en general, incluyendo nuestra función sexual. Por ejemplo, el consumo excesivo de alcohol puede afectar la capacidad de mantener una erección en los hombres y dificultar la lubricación vaginal en las mujeres.

Es importante entender que el estrés es una reacción natural de nuestro cuerpo frente a situaciones difíciles, pero debemos aprender a manejarlo de manera saludable. Aquí hay algunos consejos para reducir el estrés y mejorar nuestra vida sexual:

1. Prioriza el autocuidado: encuentra tiempo para relajarte y hacer actividades que te gusten. Puede ser leer un libro, hacer ejercicio, practicar meditación o cualquier otra forma de relajación que te ayude a desconectar del estrés diario.

2. Comunícate con tu pareja: habla abiertamente sobre cómo te sientes y cómo el estrés está afectando tu deseo sexual. Juntos, pueden encontrar formas de apoyarse mutuamente y mantener una conexión emocional.

3. Establece límites: aprende a decir «no» y establece límites saludables en tu vida. Esto te ayudará a evitar sobrecargarte de responsabilidades y te dará más tiempo y energía para disfrutar de tu sexualidad.

4. Busca ayuda profesional: si el estrés persiste y afecta seriamente tu vida sexual y emocional, es importante buscar la ayuda de un profesional de la salud mental. Un psicólogo o terapeuta especializado en terapia sexual puede ayudarte a explorar los factores subyacentes de tu baja libido y brindarte estrategias para superar el estrés.

Recuerda que la baja libido causada por el estrés es algo común y reversible. Con el tiempo, el autocuidado y el apoyo adecuado, podemos recuperar nuestro deseo sexual y mejorar nuestra satisfacción en la intimidad. No dudes en buscar ayuda si sientes que el estrés está afectando negativamente tu vida sexual, ¡mereces disfrutar de una vida sexual plena y saludable!

Aquí te presento una bibliografía complementaria sobre psicología y psiquiatría:

1. American Psychiatric Association. Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders (DSM-5). 5th ed. Arlington, VA: American Psychiatric Publishing, 2013.

2. American Psychological Association. Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders: DSM-IV-TR. 4th ed. Washington, DC: American Psychiatric Association, 2000.

3. Barlow, David H., and V. Mark Durand. Abnormal Psychology: An Integrative Approach. 7th ed. Boston, MA: Cengage Learning, 2014.

4. Beck, Aaron T. Cognitive Therapy and the Emotional Disorders. New York, NY: International Universities Press, 1979.

5. Comer, Ronald J. Abnormal Psychology. 10th ed. New York, NY: Worth Publishers, 2015.

6. Kandel, Eric R., James H. Schwartz, and Thomas M. Jessel. Principles of Neural Science. 5th ed. New York, NY: McGraw-Hill, 2012.

7. Kring, Ann M., Sheri L. Johnson, Gerald C. Davison, and John M. Neale. Abnormal Psychology. 13th ed. Hoboken, NJ: Wiley, 2020.

8. Nolen-Hoeksema, Susan, and Ann M. Kring. Abnormal Psychology. 6th ed. New York, NY: McGraw-Hill, 2014.

9. Sadock, Benjamin J., and Virginia A. Sadock. Kaplan and Sadock’s Comprehensive Textbook of Psychiatry. 10th ed. Philadelphia, PA: Lippincott Williams & Wilkins, 2017.

10. Sanderson, Warren C. Introduction to Abnormal Psychology. 2nd ed. New York, NY: Routledge, 2019.

Estos libros son solo una selección de la amplia variedad de textos disponibles sobre psicología y psiquiatría. Recuerda que es importante consultar diversas fuentes y seguir actualizándose en estos campos en constante evolución.

Si buscar un Psicólogo en Sabadell o un Psicólogo Online contacta con nosotros y trazaremos el mejor plan para tu terapia.

Maria Jose Jiménez. Centro Serendípia

Deja un comentario