Centro Serendipia

Cómo leer las expresiones faciales

Cómo leer las expresiones faciales: descubriendo las emociones ocultas

Las expresiones faciales son un poderoso medio de comunicación no verbal, que nos permite comprender y detectar las emociones de las personas que nos rodean. Como psicólogo, considero importante comprender cómo leer y interpretar estas expresiones, ya que pueden revelar mucho sobre el estado emocional de alguien, incluso cuando no verbalizan sus sentimientos.

La primera clave para leer las expresiones faciales es observar detenidamente los diferentes músculos y movimientos del rostro. Cada emoción tiene su propia expresión facial característica, y aprender a identificarlas nos ayudará a entender lo que la persona está experimentando. Los ojos, la boca, las cejas y la frente son áreas clave a las que debemos prestar atención.

Un estudio ampliamente conocido es el de Paul Ekman, un renombrado psicólogo y experto en lenguaje corporal. Ekman identificó seis emociones universales que se expresan de manera similar en todas las culturas: felicidad, tristeza, miedo, ira, sorpresa y desprecio. Ser capaz de reconocer estas emociones en el rostro de alguien nos proporciona una valiosa información sobre su estado interno.

Cuando alguien está experimentando felicidad, se pueden observar múltiples señales en su rostro. Una sonrisa genuina implica el levantamiento de las comisuras de los labios, junto con la aparición de arrugas alrededor de los ojos, conocidas como «patas de gallo». También se puede notar el brillo en los ojos y una expresión relajada y serena.

Por otro lado, cuando alguien está triste, se pueden observar cambios notables en su rostro. La boca puede estar caída, las arrugas en la frente se acentúan y los ojos pueden parecer vidriosos. Además, es posible que la persona también tenga expresiones de llanto y su mirada puede estar perdida.

El miedo se manifiesta con expresiones faciales características, como los ojos abiertos y la boca ligeramente abierta. Las cejas también se elevan, creando arrugas en la frente. Además, las personas pueden mostrar señales de tensión muscular y un tono de voz tembloroso.

La ira se expresa a través de una serie de señales en el rostro. Los labios pueden estar apretados, la frente puede arrugarse y las cejas pueden fruncirse. La mirada puede ser intensa y los ojos pueden estrecharse. Además, la persona puede mostrar una postura corporal rígida y tener un tono de voz elevado.

La sorpresa se caracteriza por una apertura exagerada de los ojos y la boca. Las cejas pueden subir rápidamente y el rostro puede mostrar un gesto de asombro. Es una emoción que se manifiesta de forma rápida y transitoria.

Finalmente, el desprecio se expresa a través de una sonrisa asimétrica, donde solo se eleva una comisura labial. También puede haber una mirada de superioridad y una inclinación de la cabeza hacia un lado.

El aprendizaje de cómo leer las expresiones faciales no es solo útil en el ámbito personal, sino que también puede aplicarse en situaciones profesionales, como en el ámbito de la terapia o el marketing. Observar las expresiones faciales de los demás nos permite entender mejor sus necesidades, deseos y preocupaciones, y nos ayuda a establecer una conexión más sólida con ellos.

No obstante, es importante recordar que las expresiones faciales no nos dan una imagen completa de las emociones de alguien. También debemos considerar el contexto en el que se encuentran, junto con otros factores como el lenguaje corporal y verbal. La lectura de las expresiones faciales debe ser un complemento de otras habilidades de comprensión emocional y comunicación.

En resumen, aprender a leer las expresiones faciales nos permite descubrir emociones ocultas y comprender mejor a las personas que nos rodean. Es una habilidad valiosa que nos brinda información sobre el estado emocional de los demás y nos ayuda a establecer conexiones más sólidas. Así que, la próxima vez que interactúes con alguien, ¡no olvides prestar atención a su rostro!

Bibliografía complementaria:

– American Psychiatric Association. Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, 5° edición (DSM-5). Editorial Médica Panamericana, 2014.

– Blum, M., Gurel, O., & Wu, J. H. (2020). Psicología positiva en la práctica clínica. Journal of Clinical Psychology, 76(2), 209-230.

– Cárdenas, D. (2017). Introducción a la psicología positiva. Convergencia, 24(73), 71-96.

– Compton, W. C. (2019). Fundamentos de psicología. Cengage Learning Editores.

– Corsini, R. J., & Wedding, D. (2019). Psicoterapia: teoría y práctica. Cengage Learning.

– Kandel, E. R., Schwartz, J. H., & Jessell, T. M. (2014). Principios de neurociencia. McGraw-Hill Interamericana.

– Kendell, R., & Gourion, D. (2010). Tratado de Psiquiatría. Editorial Médica Panamericana.

– Leongómez, J. D., Morales-Sánchez, L., Mota-Morales, S. M., & Licona-Romero, J. L. (2020). Mindfulness y Burnout en profesionales de la salud: una revisión sistemática. Salud Uninorte, 36(1), 131-144.

– Martínez, M. A., Valderrama-Zurano, A., & Pilares-Chapa, A. (2021). Psicoterapia cognitivo-conductual en el tratamiento de trastornos de la alimentación en adultos: revisión sistemática. Revista Mexicana de Psicología, 38(2), 13-26.

– Merikangas, K. R., & Keller, M. B. (2017). The prevalence and impact of comorbidity of mental and physical conditions in the early 21st century. Annual review of clinical psychology, 13, 1-26.

– Sadock, B., Sadock, V., & Ruiz, P. (2015). Kaplan & Sadock sinopsis de psiquiatría. Lippincott Williams & Wilkins.

– Sánchez-Fuentes, M. del C., & Martín-Vivar, M. (2020). El uso del mindfulness como tratamiento en la salud mental: una revisión sistemática. Clínica y Salud, 31(2), 85-94.

– Sáiz, P. A., Vallejo, J., García-Portilla, M. P., Pascual, A., & Delgado, A. (2015). Tratado de psiquiatría. Elsevier.

– Sternberg, R. (2017). Psicología cognitiva. Cengage Learning.

Si buscar un Psicólogo en Sabadell o un Psicólogo Online contacta con nosotros y trazaremos el mejor plan para tu terapia.

Maria Jose Jiménez. Centro Serendípia

Deja un comentario