Centro Serendipia

El efecto de la desinformación y los falsos recuerdos

El Efecto de Desinformación y los Falsos Recuerdos

Como psicólogo, es crucial entender cómo funciona el cerebro humano y cómo la información errónea puede influir en nuestros recuerdos. Uno de los fenómenos más interesantes y estudiados en este campo es el Efecto de Desinformación y los Falsos Recuerdos.

El Efecto de Desinformación se refiere a cómo la información errónea o falsa puede influir en la memoria de una persona, haciendo que esta recuerde hechos o detalles que en realidad nunca sucedieron. Este fenómeno ha sido ampliamente estudiado y demostrado a través de experimentos.

Un ejemplo clásico de este efecto es el experimento de la «filmación de un accidente de tráfico». En este experimento, se muestra a los participantes un video de un accidente de tráfico simulado y luego se les hacen preguntas sobre lo que vieron. Sin embargo, se les introduce información errónea sobre el color del automóvil involucrado, y muchos participantes terminan recordando el color equivocado debido a la desinformación.

Este fenómeno se debe a que nuestros recuerdos no son una reproducción exacta de los eventos que experimentamos. En cambio, nuestros recuerdos se construyen mediante la combinación de información real y sugerencias externas. Cuando se nos proporciona información errónea, nuestra memoria puede verse afectada y generar falsos recuerdos.

Existen varias teorías que intentan explicar por qué ocurre este fenómeno. Una de ellas es la teoría de la Fuente Dual, que sugiere que hay dos fuentes diferentes de información en la formación de los recuerdos: la fuente original y la información nueva o sugerencia. Cuando la información nueva se presenta después de la experiencia original, puede mezclarse con los recuerdos existentes y generar falsos recuerdos.

El estudio de los falsos recuerdos es especialmente relevante en el campo de la psicología forense y legal, donde puede tener un impacto significativo en la toma de decisiones y en los testimonios de los testigos. Por ejemplo, los testigos presenciales pueden verse influenciados por la información errónea proporcionada por otros testigos o incluso por los medios de comunicación, lo que puede llevar a la creación de falsos recuerdos y a una percepción distorsionada de los hechos.

Es importante tener en cuenta que los falsos recuerdos no son necesariamente una indicación de mentira o engaño. Incluso las personas más honestas y confiables pueden experimentar falsos recuerdos debido a la forma en que funciona nuestra memoria.

En conclusión, el Efecto de Desinformación y los Falsos Recuerdos son fenómenos fascinantes que nos ayudan a comprender mejor cómo funciona la memoria humana. Como psicólogos, debemos ser conscientes de estos efectos y considerarlos al analizar la validez de los recuerdos y testimonios de las personas. Además, es esencial abogar por una educación y divulgación precisa de información para reducir la influencia de la desinformación en nuestra sociedad.

1. American Psychological Association. (2009). Publication manual of the American Psychological Association (6th ed.). Washington, DC: Author.

2. Kessler, R. C., & Wang, P. S. (2008). The descriptive epidemiology of commonly occurring mental disorders in the United States. Annual Review of Public Health, 29, 115-129.

3. National Institute of Mental Health. (2019). Mental health information. Retrieved from https://www.nimh.nih.gov/health/index.shtml

4. Sadock, B. J., Sadock, V. A., & Ruiz, P. (Eds.). (2017). Kaplan & Sadock’s comprehensive textbook of psychiatry (10th ed.). Philadelphia, PA: Wolters Kluwer.

5. Insel, T. R. (2013). Mental disorders in childhood: shifting the focus from behavioral symptoms to neurodevelopmental trajectories. JAMA, 309(17), 1818-1819.

6. American Psychiatric Association. (2013). Diagnostic and statistical manual of mental disorders (5th ed.). Arlington, VA: American Psychiatric Publishing.

7. Huppert, F. A., & Johnson, D. M. (2010). A controlled trial of mindfulness training in schools: the importance of practice for an impact on well-being. Journal of Positive Psychology, 5(4), 264-274.

8. Patten, S. B., Schopflocher, D., Pituch, K. J., & Williams, J. V. (2016). Discordant patterns of enacted support and perceptions of support following cardiac surgery: implications for psychologists. Rehabilitation Psychology, 61(4), 403-414.

9. Oltmanns, T. F., & Emery, R. E. (2012). Abnormal psychology (8th ed.). Upper Saddle River, NJ: Pearson.

10. Tasman, A., Kay, J., & Lieberman, J. A. (2015). Psychiatry (4th ed.). Chichester: John Wiley & Sons.

Si buscar un Psicólogo en Sabadell o un Psicólogo Online contacta con nosotros y trazaremos el mejor plan para tu terapia.

Maria Jose Jiménez. Centro Serendípia

Deja un comentario