Centro Serendipia

El papel de la genética en el alcoholismo

El rol de la genética en el alcoholismo

El alcoholismo es una enfermedad que afecta a millones de personas en todo el mundo. Se caracteriza por la dependencia física y psicológica del alcohol, lo que lleva a un consumo excesivo y continuo a pesar de las consecuencias negativas. Si bien existen muchos factores que contribuyen al desarrollo de esta enfermedad, los estudios han demostrado que la genética desempeña un papel crucial en su aparición.

La genética tiene la capacidad de influir en la manera en que nuestro cuerpo procesa y metaboliza el alcohol. Se ha descubierto que ciertas variaciones genéticas pueden predisponer a las personas a desarrollar una mayor tolerancia al alcohol. Esto significa que necesitarán consumir cantidades mayores para experimentar los mismos efectos que una persona sin estas variaciones genéticas. A medida que aumenta el consumo de alcohol, también aumenta el riesgo de desarrollar una adicción.

Además, se ha demostrado que existen genes específicos que pueden aumentar la vulnerabilidad de una persona al alcoholismo. Estos genes pueden influir en la manera en que el cerebro responde a los efectos del alcohol, afectando las áreas responsables del placer y la toma de decisiones. Así, una persona con estas variaciones genéticas puede experimentar una mayor sensación de placer y satisfacción al consumir alcohol, lo que aumenta su riesgo de desarrollar una adicción.

La genética también juega un papel importante en el riesgo de recaída. Se ha descubierto que existen genes que influyen en la forma en que una persona responde al estrés y a los desencadenantes relacionados con el consumo de alcohol. Aquellos con ciertas variaciones genéticas pueden ser más propensos a buscar alivio en el alcohol cuando se enfrentan a situaciones estresantes o desafiantes, lo que aumenta el riesgo de recaída incluso después de haber superado la adicción.

Es importante destacar que si bien la genética puede aumentar la predisposición a desarrollar alcoholismo, no significa que la enfermedad sea inevitable. La genética solo representa una parte del cuadro completo y no determina completamente el destino de una persona. La interacción entre los factores genéticos y ambientales es fundamental en el desarrollo de esta enfermedad.

La comprensión del papel de la genética en el alcoholismo puede ayudar a los profesionales de la salud a identificar y abordar de manera más efectiva los factores de riesgo en los pacientes. Además, también puede brindar a las personas una mayor conciencia de su propia susceptibilidad y la importancia de tomar medidas preventivas, como evitar el consumo excesivo de alcohol y buscar ayuda profesional en caso de tener antecedentes familiares de adicción.

En conclusión, el papel de la genética en el alcoholismo es innegable. Si bien la presencia de ciertas variaciones genéticas puede aumentar el riesgo de desarrollar esta enfermedad, no es un destino inevitable. La genética no debe ser vista como una excusa, sino como un factor más que puede influir en el desarrollo del alcoholismo. Es importante recordar que el cambio y la prevención son posibles, y que con el apoyo adecuado, cualquier persona puede superar esta enfermedad.

Aquí te dejo una bibliografía complementaria sobre Psicología y Psiquiatría:

1. American Psychiatric Association. (2013). Diagnostic and statistical manual of mental disorders (5th ed.). Washington, D.C.

2. Beck, A. T., Rush, A. J., Shaw, B. F., & Emery, G. (1987). Cognitive therapy of depression. Guilford Press.

3. Barlow, D. H., & Durand, V. M. (2017). Abnormal psychology: An integrative approach. Cengage Learning.

4. Comer, R. J. (2014). Abnormal psychology. Worth Publishers.

5. Freud, S. (1917). Mourning and melancholia. International Journal of Psycho-Analysis, 4, 152-170.

6. Kandel, E. R., Schwartz, J. H., & Jessell, T. M. (2012). Principles of neural science. McGraw-Hill Professional.

7. Levenson, H. (1974). Activism and powerful others: Distinctions with regard to efficacy and well being. Journal of Personality and Social Psychology, 31(5), 757-764.

8. Linehan, M. M. (1993). Cognitive-behavioral treatment of borderline personality disorder. Guilford Press.

9. Riso, L. P., du Toit, P. L., Stein, D. J., & Young, J. E. (2007). Cognitive schemas and core beliefs in psychological problems: A scientist-practitioner guide. American Psychological Association.

Estos libros y artículos son solo una pequeña muestra de la amplia literatura disponible en Psicología y Psiquiatría. Es importante enfatizar que es recomendable consultar diferentes fuentes y mantenerse actualizado con las investigaciones más recientes en el campo.

Si buscar un Psicólogo en Sabadell o un Psicólogo Online contacta con nosotros y trazaremos el mejor plan para tu terapia.

Maria Jose Jiménez. Centro Serendípia

Deja un comentario