Centro Serendipia

¿Está la pornografía destruyendo tu matrimonio?

La pornografía, ese tema tan delicado y controvertido que surge una y otra vez en consulta. Muchas parejas acuden a mi despacho con la pregunta que todos conocemos: ¿está destruyendo la pornografía mi matrimonio? Y aunque no existe una respuesta definitiva y global para todos los casos, sí podemos indagar en los aspectos psicológicos que están en juego.

Es importante comprender que la pornografía en sí misma no es buena ni mala, sino que es nuestra relación con ella lo que marca la diferencia. Para algunas parejas, la pornografía puede ser una forma de explorar su sexualidad y mantener la chispa encendida en la relación. Sin embargo, para otras puede llegar a convertirse en un factor de discordia y enfrentamiento.

El primer aspecto a tener en cuenta es la comunicación. La falta de diálogo y entendimiento puede convertir la visualización de pornografía en un problema en la relación. Muchas veces, uno de los miembros de la pareja se siente traicionado o desvalorizado al enterarse de que el otro consume pornografía sin su conocimiento. La confianza se ve afectada y la comunicación se deteriora. En estos casos, es fundamental establecer un espacio seguro para hablar sobre los sentimientos y los límites de cada uno.

En segundo lugar, la pornografía puede tener un impacto en la autoestima y la percepción de uno mismo. Al compararse con las imágenes idealizadas y retocadas que se presentan en la pornografía, es común que las personas se sientan inseguras y poco satisfechas con su apariencia física o sus habilidades sexuales. Esto puede generar un bajo autoconcepto y problemas de confianza en la relación de pareja.

Otro aspecto a considerar es el efecto de la pornografía en la intimidad. Cuando se establece una relación de dependencia con la pornografía, es posible que se dificulte la conexión emocional y la intimidad con la pareja. La fantasía y la excitación generada por la pornografía pueden hacer que la relación real se vuelva menos satisfactoria o incluso llegue a perder interés.

Es importante entender que la pornografía puede ser adictiva. Al igual que ocurre con otras adicciones, puede interferir en la vida cotidiana y en las relaciones personales. Si sospechas que tienes una adicción a la pornografía, no dudes en buscar apoyo profesional. La psicoterapia puede ser de gran ayuda para comprender las causas subyacentes y desarrollar estrategias saludables para manejar esta situación.

En conclusión, la pornografía puede tener tanto un impacto positivo como negativo en una relación de pareja, dependiendo de cómo se aborde. La clave está en establecer una comunicación abierta y sincera, respetando los límites y necesidades de cada uno. Si sientes que la pornografía está afectando negativamente tu matrimonio, no dudes en buscar ayuda profesional. Juntos, podrán enfrentar este desafío y fortalecer su relación.

– American Psychiatric Association. (2013). Diagnostic and statistical manual of mental disorders (5th ed.). Arlington, VA: American Psychiatric Publishing.
– Beck, A. T., Sokol, L., & Clark, D. A. (1992). Cognitive therapy of anxiety disorders: Science and practice. New York, NY: Guilford Press.
– Compton, M. T., Shim, R. S., & Duckworth, K. (2011). Culturally informed mental health assessment: Epidemiological, cultural, and clinical issues. Journal of Clinical Psychology: In Session, 67(2), 166-175. doi:10.1002/jclp.20764
– Emmons, R. A., & McCullough, M. E. (Eds.). (2003). The psychology of gratitude. New York, NY: Oxford University Press.
– Kring, A. M., Johnson, S. L., Davison, G. C., & Neale, J. M. (2014). Abnormal psychology (13th ed.). Hoboken, NJ: Wiley.
– Stahl, S. M. (2013). Stahl’s essential psychopharmacology: Neuroscientific basis and practical applications (4th ed.). New York, NY: Cambridge University Press.

Si buscar un Psicólogo en Sabadell o un Psicólogo Online contacta con nosotros y trazaremos el mejor plan para tu terapia.

Maria Jose Jiménez. Centro Serendípia

Deja un comentario