Centro Serendipia

Medicación no estimulante para el TDAH

¿Qué es la medicación no estimulante para el TDAH?

El trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) es una condición neurobiológica que afecta a niños, adolescentes y adultos. Se caracteriza por la dificultad para concentrarse, controlar impulsos y regular el comportamiento. El tratamiento del TDAH puede incluir terapia conductual y medicación. Aunque los estimulantes son las medicaciones más comunes para tratar el TDAH, también existen opciones no estimulantes. En este artículo, como psicólogo, quiero hablarte sobre la medicación no estimulante para el TDAH.

Las medicaciones no estimulantes son una alternativa a los estimulantes, y se utilizan cuando los estimulantes no son efectivos o presentan efectos secundarios no deseados. Estas medicaciones actúan de manera diferente en el cerebro y ayudan a mejorar la atención, la impulsividad y la hiperactividad.

Uno de los medicamentos no estimulantes más comunes para el TDAH es el atomoxetina. Este medicamento pertenece a una clase de fármacos conocidos como inhibidores selectivos de la recaptación de norepinefrina. Actúa aumentando la cantidad de norepinefrina disponible en el cerebro, lo que ayuda a regular la atención y el comportamiento. La atomoxetina suele tardar algunas semanas en ser efectiva, por lo que se requiere paciencia al iniciar el tratamiento.

Otro medicamento no estimulante para el TDAH es la guanfacina. Esta medicación actúa estimulando los receptores alfa-2 en el cerebro, que están involucrados en el control de la atención y la impulsividad. La guanfacina ayuda a reducir los síntomas del TDAH al mejorar la regulación de la atención y el comportamiento. Al igual que la atomoxetina, la guanfacina también puede tardar unas semanas en mostrar resultados significativos.

Es importante tener en cuenta que cada persona responde de manera diferente a la medicación. Algunos individuos pueden encontrar una mejoría significativa en sus síntomas del TDAH con medicamentos no estimulantes, mientras que otros pueden no experimentar un efecto notable. Por esta razón, es fundamental trabajar de la mano con un profesional de la salud mental para encontrar la medicación y la dosis adecuada.

Además de la medicación, es fundamental combinar el tratamiento farmacológico con terapia conductual. Los enfoques terapéuticos pueden enseñar estrategias de organización, habilidades de regulación emocional y técnicas para mejorar la concentración. La terapia puede ser especialmente útil para abordar los efectos emocionales y sociales del TDAH.

En conclusión, las medicaciones no estimulantes son una opción válida para el tratamiento del TDAH cuando los estimulantes no son efectivos o producen efectos secundarios no deseados. La atomoxetina y la guanfacina son dos medicamentos comunes utilizados para el TDAH y cada uno actúa de manera diferente en el cerebro. Sin embargo, es importante recordar que el tratamiento del TDAH es complejo y debe ser abordado de manera integral, combinando la medicación con la terapia conductual. Si estás considerando la medicación no estimulante para el TDAH, te recomiendo que busques el consejo de un profesional de la salud mental para determinar qué opción es la más adecuada para ti.

Aquí te proporciono una lista de bibliografía complementaria sobre Psicología y Psiquiatría que puedes utilizar al final de un artículo:

1. American Psychiatric Association. (2013). Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders (5th ed.). Arlington, VA: American Psychiatric Publishing.

2. Barlow, D.H., & Durand, V.M. (2015). Abnormal Psychology: An Integrative Approach (7th ed.). Boston, MA: Cengage Learning.

3. Comer, R.J. (2016). Abnormal Psychology (9th ed.). New York, NY: Worth Publishers.

4. Kandel, E.R., Schwartz, J.H., & Jessell, T.M. (2013). Principles of Neural Science (5th ed.). New York, NY: McGraw-Hill Education.

5. Nolen-Hoeksema, S. (2014). Abnormal Psychology (6th ed.). New York, NY: McGraw-Hill Education.

6. Sternberg, R.J., & Sternberg, K. (2016). Cognitive Psychology (7th ed.). Boston, MA: Cengage Learning.

7. Westen, D., & Burton, L. (2017). Psychology (5th ed.). New York, NY: Wiley.

8. Barlow, D.H. (2014). Clinical Handbook of Psychological Disorders: A Step-by-Step Treatment Manual (5th ed.). Guilford Press.

9. Fadem, B. (2017). Behavioral Science in Medicine (2nd ed.). Philadelphia, PA: Lippincott Williams & Wilkins.

10. Kaplan, H.I., & Sadock, B.J. (2014). Synopsis of Psychiatry: Behavioral Sciences/Clinical Psychiatry (11th ed.). Philadelphia, PA: Lippincott Williams & Wilkins.

Recuerda utilizar el formato de cita bibliográfica adecuado, como APA o MLA, según las normas de estilo establecidas por la institución o revista donde se publique el artículo.

Si buscar un Psicólogo en Sabadell o un Psicólogo Online contacta con nosotros y trazaremos el mejor plan para tu terapia.

Maria Jose Jiménez. Centro Serendípia

Deja un comentario