Centro Serendipia

¿Por qué hablas contigo mismo?

Por qué hablas contigo mismo: Un enfoque psicológico

Hablar con uno mismo, aunque a menudo puede parecer extraño o incluso preocupante para algunos, es un fenómeno común que experimentamos en nuestra vida cotidiana. Ya sea que lo hagamos en voz alta o simplemente en nuestra mente, tener una conversación interna con nosotros mismos puede servir diferentes propósitos y brindarnos una serie de beneficios psicológicos.

Como psicólogo, es mi deber explorar las raíces de este comportamiento y comprender por qué las personas hablan consigo mismas. Aunque esto puede variar según la persona, existen algunas razones comunes que pueden ayudarnos a explicar este fenómeno.

1. Auto-reafirmación y toma de decisiones: Hablar contigo mismo puede ser una forma de validar tus pensamientos y emociones. Al vocalizar tus pensamientos, puedes entenderlos mejor y tener una visión más clara de tus deseos y necesidades. Este proceso puede ayudarte a tomar decisiones más informadas y a sentirte más seguro de ti mismo.

2. Autocontrol y autorregulación emocional: En momentos de estrés o ansiedad, hablar contigo mismo puede ser una estrategia de autoayuda efectiva. Al expresar tus sentimientos y pensamientos en palabras, puedes ayudarte a calmarte o reconfortarte. Esta técnica puede permitirte procesar tus emociones de manera más controlada y reducir la sensación de sobrecarga emocional.

3. Guía interna: El diálogo interno nos permite tener una especie de mentor interno que nos guía a través de situaciones difíciles. Podemos darnos consejos, recordar nuestras fortalezas y motivarnos para alcanzar nuestras metas. Este tipo de conversación puede brindarnos apoyo y orientación cuando no hay nadie más disponible.

4. Mejora de la memoria y el rendimiento: Hablar contigo mismo puede ayudarte a recordar información importante o a entender conceptos complicados. Al repetir en voz alta o en tu mente, puedes procesar y retener información de manera más efectiva. También puede mejorar tu concentración y desempeño en tareas que requieren atención y enfoque.

Es importante destacar que hablar contigo mismo es un comportamiento normal y no necesariamente indica un problema de salud mental. Sin embargo, si sientes que esta práctica es extremadamente frecuente o te causa malestar significativo, es recomendable buscar la ayuda de un profesional de la salud mental.

En resumen, hablar contigo mismo es una forma natural y útil de interactuar contigo mismo y tu entorno. Nos permite pensar de manera más clara, autorregular nuestras emociones, tomar decisiones informadas y mejorar nuestra memoria y rendimiento. Como psicólogo, animo a las personas a abrazar esta práctica, siempre y cuando sea saludable y funcional en su vida diaria.

Bibliografía complementaria:

– American Psychiatric Association. (2013). Diagnostic and statistical manual of mental disorders (5th ed.). Arlington, VA: American Psychiatric Publishing.

– Beck, A.T., Rush, A.J., Shaw, B.F., & Emery, G. (1979). Cognitive Therapy of Depression. New York, NY: The Guilford Press.

– Bowlby, J. (1969). Attachment and Loss: Vol. 1. Attachment. New York, NY: Basic Books.

– Freud, S. (1917). Mourning and melancholia. The Standard Edition of the Complete Psychological Works of Sigmund Freud, Volume XIV (1914-1916): On the History of the Psycho-Analytic Movement, Papers on Metapsychology and Other Works, 237-258.

– Kandel, E.R., Schwartz, J.H., & Jessell, T.M. (2000). Principles of Neural Science. New York, NY: McGraw-Hill.

– Linehan, M.M. (1993). Skills Training Manual for Treating Borderline Personality Disorder. New York, NY: The Guilford Press.

– Seligman, M. (1998). Learned Optimism: How to Change Your Mind and Your Life. New York, NY: Vintage Books.

– Yalom, I.D. (1980). Existential Psychotherapy. New York, NY: Basic Books.

Si buscar un Psicólogo en Sabadell o un Psicólogo Online contacta con nosotros y trazaremos el mejor plan para tu terapia.

Maria Jose Jiménez. Centro Serendípia

Deja un comentario