Centro Serendipia

¿Qué es la gripe del fumador (gripe del que deja de fumar)?

La gripe del fumador, también conocida como la gripe del abandonador, es un fenómeno común entre las personas que dejan de fumar. Si has decidido dar el paso y dejar atrás el hábito del tabaco, es posible que te encuentres experimentando una serie de síntomas similares a los de una gripe común. Este conjunto de síntomas, conocido como la gripe del fumador o gripe del abandonador, es una reacción natural del cuerpo a la falta de nicotina y a los cambios que se producen al dejar de fumar.

La gripe del fumador se caracteriza por síntomas similares a los de la gripe, como dolores de cabeza, fatiga, tos seca, irritabilidad, dificultad para concentrarse, aumento del apetito y dolor de garganta. Estos síntomas suelen alcanzar su punto máximo entre una semana y diez días después de dejar de fumar y pueden durar hasta dos semanas.

La causa de la gripe del fumador radica en los efectos que la nicotina tiene en el cuerpo. Cuando fumas, la nicotina estimula la liberación de dopamina, un neurotransmisor asociado al placer y la recompensa. Con el tiempo, el cuerpo se acostumbra a esta estimulación constante, y cuando se deja de fumar, el cerebro experimenta una disminución repentina de la dopamina. Esta falta de dopamina puede provocar una serie de síntomas físicos y psicológicos, similares a los de una gripe.

Además de la falta de dopamina, dejar de fumar también implica un proceso de desintoxicación del cuerpo. A medida que dejas de fumar, los pulmones comienzan a eliminar las toxinas acumuladas, lo que puede desencadenar una tos seca y dolor de garganta. El sistema respiratorio también puede experimentar una mayor producción de moco, ya que intenta limpiar las vías respiratorias de los residuos acumulados por el tabaco.

Es importante destacar que la gripe del fumador no es realmente una enfermedad, sino más bien una señal de que el cuerpo está sanando y adaptándose a los cambios que implica dejar de fumar. Aunque pueda resultar incómodo, es un proceso necesario para recuperar la salud y el bienestar.

Si estás experimentando la gripe del fumador, existen algunas estrategias que pueden ayudarte a aliviar los síntomas. Por ejemplo, asegúrate de mantenerte hidratado bebiendo suficiente agua y líquidos saludables. Descansa lo suficiente y procura dormir lo necesario para que tu cuerpo se recupere.

También puedes aliviar los dolores musculares y de cabeza con compresas frías o calientes y realizando ejercicios suaves de estiramiento. El ejercicio físico regular también puede ser beneficioso para reducir la irritabilidad y mejorar el estado de ánimo.

Es normal que te sientas más ansioso o irritable durante este proceso de abandono del tabaco. En esos momentos, es importante contar con un buen sistema de apoyo, ya sea a través de familiares, amigos o incluso un terapeuta especializado en dejar de fumar. Recuerda que dejar de fumar es un logro admirable y que los síntomas de la gripe del fumador son temporales.

Si los síntomas persisten más allá de dos semanas o si experimentas síntomas graves, es recomendable que consultes a un profesional de la salud. Ellos podrán ofrecerte orientación personalizada y descartar cualquier otra afección que pueda estar causando tus síntomas.

En resumen, la gripe del fumador es una reacción común al dejar de fumar. Si estás pasando por esto, recuerda que es un proceso natural de sanación y adaptación del cuerpo. Con tiempo, paciencia y apoyo adecuado, podrás superar estos síntomas y disfrutar de los beneficios de una vida sin tabaco.

Bibliografía complementaria sobre Psicología y Psiquiatría:

1. American Psychiatric Association. Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders (DSM-5). Washington, DC: American Psychiatric Association; 2013.

2. Beck, A.T., Rush, A.J., Shaw, B.F., & Emery, G. Cognitive Therapy of Depression. New York: Guilford Press; 1979.

3. Freud, S. The Interpretation of Dreams. London: The Hogarth Press; 1913.

4. Kandel, E.R. Principles of Neural Science. New York: McGraw-Hill; 2000.

5. Seligman, M.E.P. Learned Optimism: How to Change Your Mind and Your Life. New York: Pocket Books; 1998.

6. Bandura, A. Social Foundations of Thought and Action: A Social Cognitive Theory. Englewood Cliffs, NJ: Prentice-Hall; 1986.

7. Linehan, M.M. Cognitive-Behavioral Treatment of Borderline Personality Disorder. New York: Guilford Press; 1993.

8. Greenberger, D., & Padesky, C.A. Mind Over Mood: Change How You Feel by Changing the Way You Think. New York: The Guilford Press; 1995.

9. Wolpe, J. The Practice of Behavior Therapy. New York: Pergamon Press; 1990.

10. Ellis, A. Reason and Emotion in Psychotherapy. Secaucus, NJ: Citadel Press; 1962.

Es importante tener en cuenta que esta es solo una lista de bibliografía complementaria y existen muchas más obras relevantes en el campo de la psicología y la psiquiatría.

Si buscar un Psicólogo en Sabadell o un Psicólogo Online contacta con nosotros y trazaremos el mejor plan para tu terapia.

Maria Jose Jiménez. Centro Serendípia

Deja un comentario