Centro Serendipia

Refuerzo positivo y negativo en el condicionamiento operante

Positive and Negative Reinforcement in Operant Conditioning

La psicología se ha interesado por décadas en comprender cómo las conductas humanas son aprendidas y modificadas. Una de las teorías más influyentes es la teoría del condicionamiento operante, desarrollada por el psicólogo Burrhus Skinner. En esta teoría, se resalta la importancia de los refuerzos en la adquisición y mantenimiento de las conductas.

En el condicionamiento operante, el refuerzo se define como un evento que sigue a una conducta y aumenta la probabilidad de que esta conducta se repita en el futuro. Skinner clasificó los refuerzos en dos categorías principales: el refuerzo positivo y el refuerzo negativo.

El refuerzo positivo se refiere a la presentación de un estímulo agradable o deseado inmediatamente después de una conducta, lo cual aumenta la probabilidad de que esta conducta vuelva a ocurrir. Por ejemplo, si un niño se porta bien en la escuela y sus padres lo felicitan y le dan una recompensa, como un dulce, es probable que ese niño siga portándose bien en el futuro.

Por otra parte, el refuerzo negativo implica la eliminación o evitación de un estímulo desagradable o aversivo después de una conducta, lo cual también aumenta la probabilidad de que esa conducta vuelva a ocurrir. Por ejemplo, si un estudiante estudia mucho para un examen y logra obtener una buena calificación, esta calificación positiva podría funcionar como un refuerzo negativo al eliminar la ansiedad y el estrés asociados con el temor a fracasar en el examen.

Ambos tipos de refuerzo pueden ser efectivos para cambiar conductas, pero es importante entender sus diferencias. Mientras que el refuerzo positivo implica agregar un estímulo deseado o agradable, el refuerzo negativo implica eliminar o evitar un estímulo aversivo. Además, el refuerzo positivo tiene el potencial de producir mayor satisfacción y placer, mientras que el refuerzo negativo busca aliviar una situación incómoda o aversiva.

Es importante destacar que el condicionamiento operante no se limita solo al refuerzo. También incluye el castigo, que se refiere a la presentación de un estímulo aversivo después de una conducta, con el fin de disminuir la probabilidad de que esta conducta ocurra nuevamente en el futuro. Sin embargo, es necesario tener precaución al aplicar el castigo, ya que puede generar consecuencias negativas, como el aumento de la agresividad o el desarrollo de miedos y aversiones.

En conclusión, el condicionamiento operante y los refuerzos juegan un papel crucial en el aprendizaje y modificación de conductas. Tanto el refuerzo positivo como el refuerzo negativo son estrategias efectivas para promover conductas deseables y disminuir conductas no deseadas. Como psicólogos, es nuestro deber comprender estos principios y aplicarlos de manera ética y responsable para promover el bienestar y el desarrollo personal.

– American Psychiatric Association (APA). (2013). Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders (DSM-5). Arlington, VA: American Psychiatric Publishing.

– Gabbard, G. O. (2014). Gabbard’s Treatments of Psychiatric Disorders. Washington, DC: American Psychiatric Publishing.

– Barlow, D. H., & Durand, V. M. (2015). Abnormal Psychology: An Integrative Approach. Boston, MA: Cengage Learning.

– Kandel, E. R., Schwartz, J. H., & Jessell, T. M. (2013). Principles of Neural Science. New York, NY: McGraw-Hill Education.

– Comer, R. J. (2016). Abnormal Psychology. New York, NY: Worth Publishers.

– Frith, C. (2008). The Neuroscience of Social Interaction: Decoding, Imitating, and Influencing the Actions of Others. New York, NY: Oxford University Press.

– Sternberg, R. J., & Sternberg, K. (2012). Cognitive Psychology. Belmont, CA: Wadsworth Publishing.

– Beevers, C. G., & Meyer, B. (Eds.) (2013). Cognitive vulnerability to emotional disorders. New York, NY: Routledge.

– Norton, P. J. (Ed.) (2011). The Oxford Handbook of Anxiety and Related Disorders. New York, NY: Oxford University Press.

– Rachman, S., & Radomsky, A. S. (2013). The Treatment of Obsessions. New York, NY: Oxford University Press.

Estas son solo algunas referencias bibliográficas complementarias para los campos de Psicología y Psiquiatría, y puede haber muchas otras fuentes valiosas disponibles en el campo.

Si buscar un Psicólogo en Sabadell o un Psicólogo Online contacta con nosotros y trazaremos el mejor plan para tu terapia.

Maria Jose Jiménez. Centro Serendípia

Deja un comentario