Centro Serendipia

Señales de apego evitativo desatento

Las personas somos seres sociales por naturaleza. Desde que nacemos, buscamos establecer vínculos con los demás. Sin embargo, la forma en que nos relacionamos puede variar considerablemente de una persona a otra. Uno de los estilos de apego más comunes es el apego evitativo desapegado, también conocido como apego evitativo-dismissive.

El apego evitativo-dismissive es un patrón de apego en el cual las personas tienden a evitar la intimidad emocional y el compromiso en las relaciones. Aquellas personas con este estilo de apego suelen tener una percepción negativa de sí mismas y de los demás. Pueden sentirse incómodas o temerosas de ser dependientes de los demás, por lo que prefieren mantener relaciones superficiales o mantener a los demás a distancia.

Un signo distintivo del apego evitativo-dismissive es el desapego emocional. Estas personas tienden a evitar expresar sus sentimientos y emociones, y pueden parecer distantes o frías. Pueden tener dificultades para identificar y reconocer sus propias emociones, así como para empatizar con las emociones de los demás.

Otro signo característico es la necesidad de independencia. Las personas con apego evitativo-dismissive valoran mucho su autonomía y libertad, por lo que pueden resistirse a ser dependientes de los demás. Pueden tener dificultades para aceptar ayuda o apoyo emocional, prefiriendo hacer las cosas por sí mismas.

Además, estas personas tienden a evitar el compromiso en las relaciones. Pueden sentirse incómodas al hablar de futuro o de planes a largo plazo, y pueden tener dificultades para establecer relaciones duraderas y profundas. Suelen preferir relaciones casuales o de corta duración, ya que les resulta más fácil mantener cierta distancia emocional.

El apego evitativo-dismissive puede tener un impacto significativo en la vida de una persona. Puede dificultar el establecimiento de relaciones saludables y satisfactorias, ya que la falta de intimidad emocional puede generar frustración y desconexión en la pareja. Además, estas personas pueden experimentar sentimientos de soledad y aislamiento, ya que su tendencia a evitar la cercanía emocional puede dificultar la conexión profunda con los demás.

Es importante tener en cuenta que el apego evitativo-dismissive no es un juicio de valor sobre una persona. Es simplemente una forma en que las personas aprendieron a relacionarse y a protegerse a lo largo de su vida. Sin embargo, si sientes que tu estilo de apego evitativo-dismissive está afectando negativamente tu vida y tus relaciones, es posible trabajar en ello.

La terapia psicológica puede ser una herramienta invaluable para explorar y trabajar en tus patrones de apego. Un psicólogo te ayudará a identificar y comprender los factores subyacentes que contribuyeron a tu estilo de apego, y te guiará en el proceso de desarrollar patrones de relación más saludables y satisfactorios.

Recuerda que el amor y la intimidad emocional son necesidades humanas básicas. Todos merecemos tener relaciones profundas y significativas en nuestras vidas. Trabajar en tu estilo de apego puede abrirte nuevas posibilidades y permitirte experimentar conexiones más genuinas y satisfactorias con los demás. No dudes en buscar ayuda si sientes que necesitas trabajar en tu estilo de apego evitativo-dismissive. Tu bienestar emocional y tus relaciones valen la pena.

1. American Psychiatric Association. (2013). Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders (5th ed.). Arlington, VA: American Psychiatric Publishing.

2. Barlow, D. H., & Durand, V. M. (2015). Abnormal Psychology: An Integrative Approach (7th ed.). Boston, MA: Cengage Learning.

3. Kandel, E. R., Schwartz, J. H., & Jessell, T. M. (2013). Principles of Neural Science (5th ed.). New York, NY: McGraw-Hill Education.

4. Nevid, J. S., Rathus, S. A., & Greene, B. (2017). Abnormal Psychology in a Changing World (10th ed.). Boston, MA: Pearson Education.

5. Nolen-Hoeksema, S., Fredrickson, B. L., Loftus, G. R., & Lutz, C. (2014). Atkinson & Hilgard’s Introduction to Psychology (16th ed.). Boston, MA: Cengage Learning.

6. Rosenhan, D. L. (1973). On Being Sane in Insane Places. Science, 179(4070), 250-258.

7. Selye, H. (1978). The Stress of Life. New York, NY: McGraw-Hill Education.

8. Sternberg, R. J., Sternberg, K., & Mio, J. (2018). Cognitive Psychology (7th ed.). Stamford, CT: Cengage Learning.

9. Sullivan, H. S. (1953). The Interpersonal Theory of Psychiatry. New York, NY: W. W. Norton & Company.

10. Tan, C. H., & Rouse, S. (2015). The Wiley Handbook of Personality Assessment. Hoboken, NJ: John Wiley & Sons.

Si buscar un Psicólogo en Sabadell o un Psicólogo Online contacta con nosotros y trazaremos el mejor plan para tu terapia.

Maria Jose Jiménez. Centro Serendípia

Deja un comentario