Centro Serendipia

¿Qué es la Oración de la Serenidad?

La Oración de la Serenidad es una poderosa herramienta que ha sido utilizada en la terapia psicológica y en los grupos de apoyo durante manyos años. Aunque su origen se atribuye a un teólogo, esta oración ha trascendido las barreras religiosas y se ha convertido en un mantra para aquellos que buscan encontrar paz interna y aceptación en momentos de dificultad.

La famosa Oración de la Serenidad reza así: «Dios, concédeme serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar, valor para cambiar las cosas que puedo y sabiduría para conocer la diferencia». Estas sabias palabras invitan a reflexionar sobre qué aspectos de nuestra vida están bajo nuestro control y cuáles no.

La primera parte de la oración resalta la importancia de aceptar las cosas que no podemos cambiar. Esto implica reconocer que hay situaciones en la vida que están fuera de nuestro control, como enfermedades, pérdidas o situaciones difíciles. En lugar de resistirnos o luchar contra ellas, la aceptación nos permite encontrar paz y serenidad interior.

La segunda parte nos insta a tener el coraje y la voluntad de cambiar aquello que sí está en nuestras manos. Esto nos anima a tomar medidas y enfrentar los desafíos sin temor. Nos recuerda que tenemos la capacidad de adaptarnos y transformar nuestras vidas, siempre y cuando estemos dispuestos a hacerlo.

La última parte de la oración nos invita a cultivar la sabiduría para discernir entre lo que podemos cambiar y lo que no. Esto requiere una profunda auto-reflexión y auto-conocimiento. A veces, es difícil aceptar la realidad o determinar qué acciones son necesarias. La sabiduría es fundamental para tomar decisiones conscientes y evitar desperdiciar energía en cosas que no podemos cambiar.

En el ámbito de la psicología, la Oración de la Serenidad se ha convertido en un valioso recurso terapéutico. Ayuda a los individuos a desarrollar habilidades de afrontamiento, a aceptar las circunstancias que no pueden cambiar y a trabajar en cambiar aquellas que sí pueden modificar. También fomenta la aceptación de uno mismo y la auto-compasión, aspectos fundamentales para el bienestar emocional.

Además, esta oración ha encontrado un lugar importante en los grupos de apoyo, como Alcohólicos Anónimos. Aquí, se utiliza como una guía para el proceso de recuperación y para lidiar con las inevitables dificultades que surgen en el camino hacia la sobriedad.

En resumen, la Oración de la Serenidad es una herramienta poderosa que nos brinda una guía clara para enfrentar los desafíos de la vida. Nos recuerda la importancia de aceptar lo que no podemos cambiar, encontrar valor para cambiar lo que sí está bajo nuestro control y cultivar la sabiduría para discernir la diferencia. Es una invitación a buscar la paz interior y a vivir de forma auténtica y plena.

Referencias complementarias:

– American Psychiatric Association. (2013). Diagnostic and statistical manual of mental disorders (5th ed.). Arlington, VA: American Psychiatric Publishing.

– Beck, A. T., Rush, A. J., Shaw, B. F., & Emery, G. (1979). Cognitive therapy of depression. New York: Guilford Press.

– Freud, S. (1900). The interpretation of dreams. Vienna: International Psychoanalytical Press.

– Kandel, E. R. (1998). A new intellectual framework for psychiatry. American Journal of Psychiatry, 155(4), 457-469.

– Linehan, M. M. (1993). Cognitive-behavioral treatment of borderline personality disorder. New York: Guilford Press.

– Rogers, C. R. (1951). Client-centered therapy: Its current practice, implications, and theory. Boston: Houghton Mifflin.

– Seligman, M. E. P. (1995). The optimistic child: A proven program to safeguard children against depression and build lifelong resilience. Boston: Houghton Mifflin.

– Skinner, B. F. (1953). Science and human behavior. New York: Macmillan.

– Yalom, I. D. (1980). Existential psychotherapy. New York: Basic Books.

Si buscar un Psicólogo en Sabadell o un Psicólogo Online contacta con nosotros y trazaremos el mejor plan para tu terapia.

Maria Jose Jiménez. Centro Serendípia

Deja un comentario